Hábitos que ayudan a reforzar nuestra salud

A diario escuchamos sobre distintos tipos de enfermedades, alguna ya viejas y otras nuevas, es por eso que debemos siempre preocuparnos por mantenernos fuertes y saludables a lo largo de nuestras vidas y para ello debemos considerar algunos buenos hábitos que nos impedirán sufrir de alguno de ellos.

En esta oportunidad repasaremos algunos buenos hábitos que son muy favorables, no solo para nuestra estabilidad física, sino también emocional, pues bien se sabe que nuestra mente está sana cuando nuestro cuerpo también lo está. A esto debemos sumar el dejar algunos vicios o malas costumbres como el beber bebidas alcohólicas, el fumar o el mantener un estilo de vida sedentaria.

Buenos hábitos para nuestra salud

Depende mucho de cada uno el mantenerse saludable y para ello debemos considerar todos los buenos hábitos que mencionaremos a continuación, desde comer sano, mantenerse activos y evitar algunos vicios. Veamos a continuación cuáles son estos buenos hábitos y por qué debemos practicarlos o hacerlos rutinarios en nuestras vidas.

Comer siempre verduras y frutas

De acuerdo a muchos doctores, especialmente los nutricionistas, es bueno mantener una vida sana con la ayuda de alimentos que son muy nutritivos. Estos alimentos, sin duda, son las verduras y las frutas, pues ellas nos proporcionan de vitaminas, así como de otros componentes que ayudan a revitalizar los diferentes órganos de nuestro cuerpo.

Por un lado, el consumir verduras ayudará a que nuestro cuerpo se mantenga fresco y lleno de energía, estos nos ayudan a recargar las fuerzas que necesitamos para poder realizar actividades como el simple hecho de caminar o hasta el hecho de poder realizar actividades que requieren de esfuerzo.

Del mismo modo, las frutas también ayudan a nuestro organismo para evitar enfermedades de diferentes niveles o grados. El consumo tanto de frutas como de verduras nos mantendrán saludables en cuerpo y mente, por lo que es necesario agregarlos a nuestra dieta, siempre y cuando sean los adecuados para nosotros, ya que existen algunos casos en los que ciertos alimentos no son tolerables para algunos o pueden significar algún riesgo.

Beber mucha agua

Es bueno que a diario, todos bebamos de 6 a 8 vasos de agua al día, esto para regularizar nuestro sistema cardíaco y para mantener frescos y activos nuestros órganos. El agua ayuda bastante a nuestra digestión, así como a nuestro cerebro, por eso es bueno ingerirlos a diario para evitar ciertas enfermedades.

Es bueno beber agua al despertarnos, antes de los desayunos, antes de almorzar, luego de almorzar, por las tardes, por las noches y antes de acostarnos. El agua hace buenos efectos mientras dormimos, mientras los alimentos se digieren y mientas repongamos fuerzas luego de una intensa jornada.

Realizar ejercicios físicos y mentales

También es bueno que realicemos ejercicios físicos y mentales para mantener nuestro cuerpo activo y para que aumentamos nuestras defensas ante posibles contagios, infecciones, desmayos y mucho más.

Es bueno realizar ejercicios físicos de dos a tres veces por semana, esto para mantener fuertes nuestros huesos y músculos, tanto como para que nuestras articulaciones no pierdan su rigor y funcionalidad con el tiempo.

Mientras más saludables estemos, más fácil será nuestra vida y más podremos disfrutarla. Además de comer y beber sano, debemos también visitar periódicamente a nuestro médico, hacernos chequeos generales y visitar lugares donde nuestra mente se distraiga o nos sintamos completamente vivos y alegres.

Deja una respuesta