Consejos sobre cómo proteger nuestras articulaciones

Las actividades constantes que requieren mucho esfuerzo físico, así como los deportes nos permiten, en cierto modo, mantenernos fuertes y saludables, nos hacen resistentes y capaces de realizar trabajos muy pesados, sin embargo, esa es una condición que no siempre estará a nuestro favor, pues el cuerpo se va desgastando y en especial nuestras articulaciones.

Debemos ser conscientes de que nuestras articulaciones son las que más pagan por cada movimiento que realizamos a lo largo de nuestras vidas, ellas pagan el precio por la movilidad de nuestros músculos y su fuerza. Esto solo nos da una idea del peso que deben soportar, por ejemplo, nuestras caderas, nuestras rodillas y nuestros tobillos.

El impacto de estos movimientos se hace más fuerte cuando son más bruscos, al igual que cuando aceleramos o frenamos de golpe, pues las articulaciones llegan a soportar grandes cargas. La tensión en las articulaciones crece mucho más cuando no cumplimos con algunos cuidados, los cuales conoceremos en el presente artículo.

Cómo proteger las articulaciones

Para proteger nuestras articulaciones debemos tomar en cuenta pequeños detalles como el peso corporal, pues es el primer indicador de sobrecarga y desgaste mecánico. Del mismo modo, al estar en constante actividad física, también las articulaciones deben soportar la potencia y el peso de cada músculo que esté cerca, por lo que habría que preocuparse por los cartílagos articulares, por ejemplo.

Es bueno tomar ciertos descansos y no exagerar con los ejercicios porque luego llegan dolores relacionados con el desgaste de la misma columna vertebral, los músculos lumbares, la rodilla y otros. Veamos a continuación una lista de consejos que nos ayudarán a proteger nuestras articulaciones de manera eficaz:

  • Seguir una dieta variada que implique lácteos, proteínas y vitaminas A, C y D.
  • Hacer ejercicios con regularidad y de acuerdo a la edad que tengamos.
  • Mantener siempre el peso ideal en relación a nuestra estatura.
  • Evitar el tabaco y el consumo abusivo de alcohol.
  • Evitar las caídas, ser prudente a todo momento.
  • Descansar períodos largos y friccionarse las articulaciones con pomadas.
  • Mantener siempre una buena postura, ya sea a la hora de trabajar, leer y dormir.

Si tomamos en cuenta todas estas recomendaciones, entonces podremos evitar que nuestras articulaciones se deterioren con el tiempo y luego estemos sufriendo con dolores insoportables en la adultez.

Si bien es bueno hacer ejercicios, también lo es el descansar. No esforcemos demasiado a nuestro cuerpo y tratemos de estar siempre ligeros, no tendamos a la obesidad ni tomemos posturas que, por un lado, lastimen y deformen nuestra columna y, por otro, desgasten las articulaciones hasta el punto de no poder realizar ni un mínimo movimiento.

Deja una respuesta